El uso de entornos dinámicos para la creación de una intuición matemática.

Autor: WENDY XIOMARA CHAVARRIA GARZA
Comúnmente cuando hablamos de matemáticas, se tiene la idea errónea de una materia llena de números y símbolos con significados que no comprendemos, en la época de Klein era muy notoria esta aritmetización de las matemáticas, es por eso por lo que en su famoso artículo The aritmetizing of Mathematics (1895) muestra su posición al afirmar “no respaldo que la ciencia aritmetizada sea la esencia de las matemáticas” (p.242). Con esto no pretendía sugerir que todo debería trabajarse a un nivel intuitivo o informal, más bien, ante la fuerza que había tomado en los últimos años del siglo XIX el programa de aritmetización liderado por Weiestrass, Dedekind y Cantor (entre otros), Klein pretendía alzar una voz de alerta para que no se olvidara el componente intuitivo en la relación, tratando de evitar concebir las matemáticas como una serie de símbolos carente de sentido natural. En la actualidad, podemos observar a generaciones de jóvenes que buscan obtener mayor ganancia al mínimo esfuerzo, buscan aprender las matemáticas con la misma facilidad con la que se obtiene tanta información hoy en día. Como profesores de matemáticas, siempre buscamos la mejor manera de transmitir nuestros conocimientos, innovando en el aula e incluyendo esas nuevas tecnologías que acostumbran a utilizar los jóvenes para mantenerlos interesados en nuestra materia, relacionando los temas de su entorno diario buscando una conexión que les permita entender las matemáticas como situaciones que observan cotidianamente. Esta intuición desarrollada a partir de experiencias diarias nos permite comprender solamente las matemáticas que modelan situaciones cotidianas, el conflicto radica al momento de introducir un concepto tan vital en las matemáticas como es el infinito, es ahí donde existe un rompimiento de la intuición natural que hemos creado en ellos a partir de secuencias didácticas aterrizadas a la realidad, llevando a los estudiantes una dificultad para crear una segunda intuición matemática que les permita comprender este concepto que no podemos describir con algún ejemplo al que ya se hayan enfrentado; para crear esta segunda intuición es de gran ayuda usar entornos tecnológicos que nos permitan acercarnos de una mejor manera a esta idea pues “una vez que se añade una nueva representación, el objeto en cuestión se transforma y las posibilidades de intervención sobre él aumentan. Esto ocurre en especial mediante las representaciones digitales ejecutables.” (Moreno Armella, 2014, p.204). Referencias: Klein, F. (1896), “The arithmetizing of mathematics”, Bulletin of the American Mathematical Society, vol. 2, núm. 8, pp. 241-249. Moreno Armella, Luis, Intuir y formalizar: procesos coextensivos. Educación Matemática [en linea] 2014, (Marzo-Sin mes). Disponible en: ISSN 16655826