Toma de posesión del doctor Renato Iturriaga

07/02/2020

Estimados Miembros del Presidium
Estimados Colegas,

Audio de toma de protesta (*.mp3)

Estar aquí hoy es para mí una mezcla compleja de emociones que van del agradecimiento por su confianza, hasta la conciencia de la gran responsabilidad que implica presidir una Junta Directiva de la Sociedad Matemática Mexicana, pasando por un enorme gusto, condimentado con planes y sueños.

La Sociedad Matemática Mexicana, A.C. (SMM) es una organización fundada hace 76 años, que agrupa a profesionales de todo el país en las diversas disciplinas matemáticas. Durante su existencia, nuestra Sociedad ha tenido como propósitos fundamentales promover la investigación en matemáticas  y difundir el conocimiento generado.  También ha buscado  contribuir al mejoramiento de la enseñanza de las matemáticas en el país al tiempo de acercar la ciencia a la sociedad, en general.

Continuar con estos esfuerzos y fortalecer nuestra presencia en momentos como los que actualmente estamos atravesando son compromisos de la Junta Directiva que encabezo y que forman parte del programa de trabajo que presentamos ante la comunidad el año pasado.

Para estar en posibilidades de cumplir con dicho programa, es necesario convocar a todos los matemáticos que trabajan en nuestro país y apelar a su compromiso con nuestra Sociedad, con nuestra academia, nuestros alumnos y con el país en el que vivimos. Por ello, esta Junta Directiva buscará el incremento en la membresía y la participación activa de todos sus miembros.

Tradicionalmente, la SMM ha realizado muchas de sus actividades con el patrocinio del gobierno federal.  En los últimos tres años, ese apoyo ascendió a 6 millones de pesos anuales; infortunadamente, el año pasado se registró una disminución cercana al 75%. Aún sin tener certeza de los recursos con los que contaremos en el presente, es evidente que debemos construir un ambiente de solidaridad y compromiso que nos permita generar espacios de convergencia y oportunidades de desarrollo para toda la comunidad matemática mexicana.

Sin recursos suficientes, el futuro es incierto; por ello, es importante mencionar que ya hemos iniciado algunas acciones en varios sentidos. Por un lado, empezamos a explorar las posibilidades de diversificar nuestras fuentes de financiamiento; por el otro, ya hemos tenido acercamientos con instancias del gobierno federal cuyos objetivos son afines a los nuestros. Buscaremos aproximaciones con agencias y oficinas que reconozcan la importancia del desarrollo de la matemática mexicana y su potencial transformador para muy diversos sectores de la sociedad.

Por mencionar un ejemplo en este sentido, y como respuesta a una convocatoria lanzada por Conacyt junto con la SEP a varias instituciones y asociaciones nacionales, menciono que recientemente empezamos a colaborar con ellas en el diseño e implementación de un plan estratégico para la enseñanza de las matemáticas.  Esto se encuentra perfectamente alineado con los fines plasmados en los estatutos de nuestra Sociedad. A la letra, estos señalan el de “contribuir al mejoramiento de la enseñanza de las matemáticas en México, en los niveles básico, medio superior, superior y posgrado”.  Siendo también participantes los doctores Seade y Rivero, aquí presentes, aprovecho esta ceremonia para expresar mi reconocimiento al CONACYT por la gestación de dicha iniciativa.

Otro de los programas emblemáticos de la Sociedad que permite la consecución de sus objetivos, son las Olimpiadas de Matemáticas. Esperamos un crecimiento ambicioso de la cobertura de este concurso que, de manera realista pero sin pausa, se extienda cada vez más hasta que en un futuro no muy lejano alcancemos una cobertura completa; es decir, que todas y todos los jóvenes tengan oportunidad de ver las Matemáticas de una manera diferente.

El otro proyecto tradicional de la Sociedad es el Congreso Nacional. Éste ha sido un espacio que estimula la comunicación entre estudiantes y profesores e investigadores, y que motiva el desarrollo profesional de cada participante. Todos los que hemos participado tenemos recuerdos y, en muchos casos, huellas indelebles de congresos que cambiaron nuestra manera de ver o de acercarnos a las matemáticas. No puedo evitar sonreír al recordar el curso de curvatura dado por Santiago López de Medrano en Guadalajara hace más de 30 años.

Al reconocer que el congreso abre oportunidades y amplía horizontes, particularmente para los jóvenes, reiteramos el compromiso de esta Junta Directiva por conseguir el financiamiento que garantice la participación de un gran número de estudiantes en el Congreso que celebraremos el mes de octubre en la ciudad de Puebla. Aprovecho para agradecer a la doctora Martha Palomino, Directora de la Facultad de Ciencias de la BUAP todo el apoyo y la buena disposición con la que nos ha acogido para asegurar un congreso nacional muy concurrido y exitoso.

Somos la "n-ésima" Junta Directiva que tiene esta responsabilidad y, por lo mismo, estamos convencidos de que es necesario y pertinente reconocer y dar continuidad a muchos de los proyectos iniciados por Juntas Directivas anteriores, muy en particular aquéllos en los que, en voz de nuestra comunidad, se han alcanzado éxitos notables, como los que ya he mencionado.

Otro acierto de nuestra Sociedad es su compromiso con la divulgación. Si bien hay muchos esfuerzos en el país para divulgar las ciencias, en general, y las matemáticas, en particular, a menudo estos han carecido de los apoyos necesarios.  Estamos convencidos de que nuestra Sociedad puede asumir un rol clave en la coordinación, fortalecimiento y ampliación de los mismos. En nuestros estatutos se señala con toda claridad este compromiso, expresado en términos de “propiciar el desarrollo de las habilidades y del pensamiento matemático de la población mexicana”.

Recordar que la población mexicana está compuesta por hombres y mujeres, me obliga mencionar que también es compromiso de esta Junta Directiva estimular, ampliar y cuidar la participación activa de las mujeres.

Por supuesto, continuaremos colaborando con la Asociación Sofia Kovaleskaya en el otorgamiento de este premio y esperamos ver, en todas nuestras actividades a muchas mujeres matemáticas.

Finalmente, quiero invitarlos a que nos apoyen para que juntos podamos realizar el Plan de Trabajo que nos propusimos realizar en el periodo 2020–2022.  Estar al corriente con sus cuotas individuales de membresía, no sólo permitirá a nuestra Sociedad contar con recursos frescos para realizar sus actividades, también es una muestra inequívoca de nuestro deseo y orgullo de pertenencia a la misma, al tiempo que evidencia la bien conocida generosidad del gremio.  Hacia el exterior, esto prueba que nuestra comunidad es fuerte y entusiasta y que está interesada en lograr que las matemáticas en nuestro país reciban el impulso que todos hemos soñado, demostrando con ello que nuestra disciplina puede contribuir de muy diversas formas al desarrollo de México.

En este mundo globalizado y complejo, este desarrollo tendrá viabilidad sólo en la medida en que las naciones puedan ser competitivas empresarial y tecnológicamente. Para nosotros, es evidente que competir sin matemáticas es competir desde una posición extremadamente frágil.

No quiero concluir sin agradecer a Lucero de Teresa por su amistad, su dedicación y, por todo lo que me enseñó sobre la Sociedad.  Lo único que en todo caso podríamos haberle reclamado en su momento fue que no hubiese querido reelegirse.  Sin lugar a dudas, nos deja muchos retos. Podríamos decir que son pantalones, o faldas, difíciles de llenar.

También quiero agradecer muy especialmente a Pepe Seade, maestro y amigo por 34 años. Persona en la que se combinan generosidad y altos estándares académicos que me gustaría imitar o, al menos, intentarlo!

Gracias a todos ustedes por acompañarnos en esta fecha. Hagamos votos y unamos esfuerzos para que, dentro de dos años, asistamos a una nueva ceemonia en la que celebremos los muchos éxitos que nuestra comunidad logró en este periodo.