Modelos y modelación en el diseño de ambientes de aprendizaje enfocados en contenidos matemáticos a través de la interdisciplinariedad

Autor: Guadalupe Carmona
En este taller se presentan ambientes de aprendizaje que permiten a los estudiantes elucidar ideas en Ciencia, Ingeniería, Tecnología y Matemáticas (CITeM) de una manera integrada a través de modelación matemática (Lesh y Doer, 2003). Estos ambientes de aprendizaje han sido desarrollados e investigados dentro de un proyecto de reforma educativa orgánico y dinámico en contextos internacionales en México y Estados Unidos de América llamado Campus Viviente en educación en CITeM (Carmona, et al., 2014; Alvarado et al., 2014; Vargas et al., 2014). Campus Viviente se desarrolla alrededor de tres ejes: (1) diseño de ambientes de aprendizaje innovadores a través de la modelación, simulación y programación con el uso de herramientas de bajo costo y fácil acceso, (2) profesionalización docente vinculada a la implementación de dichos ambientes de aprendizaje (Loucks-Horsley et al, 2010; Stein et al., 2008), y (3) evaluación formativa y sumativa que genere evidencia y métricas de nuevas formas de aprendizaje a través de estas innovaciones (Carmona y Lesh, 2014; Trigueros y Carmona, 2005). El proyecto Campus Viviente responde a la necesidad de preparar a la nueva generación de estudiantes para que tengan acceso democrático a las ideas fundamentales y poderosas en CITeM desde edades tempranas. Campus Viviente integra el diseño de ambientes de aprendizaje en CITeM, un modelo emergente de profesionalización docente, y evaluación formativa y sumativa del conocimiento de los estudiantes que logre elucidar la complejidad del aprendizaje significativo y profundo de estas ideas (Carmona, 2008; Carmona y Lima, 2016). Estos innovadores ambientes de aprendizaje están diseñados para cerrar la brecha entre la educación formal e informal, donde la escuela o campus se convierte en una fuente vital y un objeto “vivo” de conocimiento. Campus Viviente es un proyecto de investigación y práctica que da lugar a un sistema educativo dinámico y orgánico, donde el campus se transforma en un lugar que va más allá del lugar donde “se enseña” para convertirse en un espacio donde estudiantes, docentes, investigadores y la comunidad interactúan para estudiar fenómenos naturales y construidos.