Breve recorrido sobre el uso de cópulas en la regulación mexicana de seguros y fianzas.

Autor: Gerardo Rubio Hernández
El 4 de abril de 2015 entró en vigor la Ley de Instituciones de Seguro y de Fianzas (LISF), la cual sigue los Principios Básicos de Solvencia publicados por la International Association of Insurance Supervisors (IAIS) y busca garantizar la solvencia de las instituciones mediante el cumplimiento de tres pilares regulatorios: Requerimientos Cuantitativos, Gobierno Corporativo y Revelación de Información. Como parte de los Requerimiento Cuantitativos se encuentra el Requerimiento de Capital de Solvencia (RCS), que busca medir las pérdidas no esperadas de las instituciones. Uno de los componentes del RCS se calcula como el VaR al 99.5% sobre el cambio en los fondos propios (capital) de la institución en el horizonte de un año. Por lo tanto, se requieren estimaciones acerca de la distribución conjunta de los activos y pasivos de la institución, para lo cual la teoría de cópulas resulta indispensable. En esta plática, se hará un breve recorrido acerca del uso de cópulas dentro de la regulación de seguros y fianzas en México.